sábado, 18 de julio de 2009

La Universidad: fracasa mi plan para alejarme de la oscuridad

Llegue a la Universidad con 18 años.
Como he dicho antes había presentado problemas con los estudios toda la vida hasta el punto de que a los 16 años estuve a nada de dejarlos pero que “un plan” me motivo a continuar.

Ese plan consistía en sacarme alguna titulación que me permitiera largarme pronto de mi casa e independizarme.

Casi a la entrada de la Universidad elegí Psicología porque era consciente de que era lo que mejor se me daba y sentía una gran motivación por ayudar a los demás.
Pero mis problemas académicos también se pondrían de manifiesto en la Universidad. A pesar de mi gran motivación no conseguía aprobar lo suficiente.

En total estuve 4 años en los que aprobé dos cursos si llegar a poder pasar a tercero.
La universidad me supuso una continua lucha. Los dos primeros años fracase porque realmente no sabia estudiar, no tenia el habito de estudio necesario. Tras esos dos años y a golpe de suspenso aprendí a estudiar y los dos siguientes años se convirtieron en una dedicación absoluta a la Universidad, me aparte de mis amigos, de mis aficiones y convertí las 24 horas del día de una planificación hecha a medida a estudiar, pero, no fue suficiente.

Desde el primer año estuve buscando un trabajo temporal que me permitiera independizarme y pagarme yo los estudios. La presión que ejercía mi familia era demasiado grande y lo único que quería era alejarme de ellos, pero en esos 4 años no encontré ningún trabajo: ni en los fast-food, ni hosteleria, ni niñera, ni el campo; nadie me daba trabajo. Tal vez fuera la inexperiencia...no lo se.

El tercer año me dio un ultimátum mi madre: si no pasaba a tercero haría una Formación Profesional. Lo vi totalmente lógico y razonable, no conseguia aprobar por lo que lo mas logico era dejarlo. Pero no quería dejar la carrera y sobre todo no queria volver a "su casa". Sabia que mi destino era la Psicología, por mucho trabajo que me costase aprobar. Ese ultimátum me incentivo aun mas para independizarme pero no hubo suerte: ni encontré trabajo ni pase a tercero.

Durante estos 4 años en la Universidad la situación con mi madre empeoro aun mas.

Finalmente retiro la denuncia a mi hermano y pretendió que el volviese a casa pero se quedo con mis tíos. Un año después termino su carrera y se pudo ir lejos a trabajar. Si, a el los estudios no le supusieron ningún problema nunca.

Como dije en la anterior entrada mi madre empeoro. Su consumo de alcohol y psicosis aumento al 100%. Vivía sola y cada vez que iba a visitarla los fines de semana era un infierno de gritos e insultos. Se dio de baja constantemente por “depresión” y dedicaba el día a dormir, beber y ha hacer llamadas y enviar mensajes amenazantes a todos (sus hermanos y sus hijos). Aunque esto ya lo hacia desde mucho antes de irme a la Universidad pero la diferencia es que ahora estaba sola.

En esos 4 años la tuvimos que ingresar en la unidad de psiquiatría (previa orden del juez) en 3 ocasiones. La primera ya la relate anteriormente, en la segunda no recuerdo la causa pero acabamos enviándola a una residencia para “rehabilitarse” de sus hábitos con el alcohol, los somníferos y su mala alimentación en la que duro 1 mes. Los médicos aconsejaron incapacitarla pero eso es un tramite que a día de hoy no hemos podido hacer por cuestiones que mas adelante relatare.
La tercera ocasión rozo la locura, no lo escribi en el diario pero es imposible de olvidar:

Cuarto año de Universidad, sábado por la tarde
Sobre las 5 de la tarde recibí una serie de llamadas de mi madre en plena crisis paranoide y totalmente borracha como era habitual. Comenzó diciendo que se estaba muriendo (algo a lo que ya nos habíamos acostumbrado) pero empezó con la “alucinación-paranoia” de que había ido un hombre a casa y le había hecho daño. También realizo esas llamadas a mi hermano y mis tíos. Yo estaba a una hora en autobús de allí y al ser sábado por la tarde no pude ir hasta la mañana siguiente temprano. Mi tíos fueron a verla, estaba desnuda y pintada “como un indio”, totalmente borracha, sobre las 9 de la tarde la dejaron acostada.
Cuando llegue a su casa a las 9 de la mañana vi un escenario de locura mayor que cualquiera que hubiese visto antes: Al entrar todo era como siempre, una casa muy oscura y fría con fuerte olor a tabaco. Al llegar al pasillo vi salpicaduras de sangre en la pared que iban del suelo a unos 30 cm. Pase la cocina de reojo y vi sangre en el suelo, llegue hasta al baño y vi diversos utensilios de corte como tijeras en el lavabo con manchas de sangre. De pronto hoy la voz de mi madre preguntando si era yo lo que me alivio. Acudí hasta su habitación, por el camino vi como los rastros de sangre eran mayores y cuando entre en ella y encendí la luz...ojalá nunca lo hubiera hecho, ¿habéis visto “El dragón rojo”? es una precuela de “El silencio de los corderos” en la que hay una escena igual a la que vi en mi casa. Su habitación estaba salpicada de sangre completamente, las paredes, las cortinas, el suelo. Pude ver a mi madre y vi dos cortes en ambas muñecas de extremo a extremo donde parecía que la sangre se había coagulado. Ella me hablo, me pregunto que hacia allí y se encendió un cigarro!!! Como si no le pasase nada!! Al incorporarse en la cama vi una enorme mancha en el colchón de sangre, mancha de mas de 50 cm de diámetro y que calo al colchón de manera que hubo que cambiarlo. Entre lagrimas contenidas le dije que había ido porque esta preocupada. Comprobé que estuviese bien y fui a llamar a mis tíos para que llamasen a una ambulancia, yo estaba demasiado nerviosa para acordarme del teléfono de urgencias. Al salir de su habitación tuve que ver aun mas. En la cocina había un cuchillo de carne al lado de un cenicero cubierto de sangre, el cenicero esta rebosando de sangre y observe como los rastros de sangre solo estaban desde la cocina a su habitación con la excepción de mi dormitorio. Por los rastros había entrado hasta mi cama para dejar caer sangre en ella y se volvió, yo interprete ese acto como echo a propósito...
Llegó a mi casa la cuñada de mi madre y al poco la ambulancia. Ella actuaba como si no pasase nada, no quería que le curasen las heridas pero finalmente los sanitarios la convencieron para llevarla al hospital y darle unos puntos. La explicación que dieron a que no se desangro fue que perdió el conocimiento en la cama en una postura que dejo las muñecas bocarriba de modo que la propia sangre al irse secando actuó como tapón. Lo que asombró a todos fue que con la cantidad de sangre que perdió estuviese bien.
Mientras le daban unos puntos tramitamos una orden del juez para ingreso en psiquiatría. El psiquiatra de guardia tenia que valorar este ingreso, en un principio pretendió que volviese a casa conmigo porque “estos enfermos tienen que estar en su casa” nos negamos porque verdaderamente teníamos miedo de las represalias que tendrían por la orden judicial pero eso al psiquiatra no le pareció suficiente (nefasta sanidad mental en mi comunidad). Finalmente la ingreso al escuchar su versión de los hechos, mi madre decía que se lo había hecho con la corta fiambrera al intentar cortar queso...sin comentarios.
Al día siguiente tenia un examen al que no pude acudir, sumándose otro suspenso mas

15 días después estaba de nuevo en su casa, con su alcohol, sus pastillas y su locura...


Aquí tendría que descubrir otras verdades ocultadas por mi familia (creo que fueron las ultimas). Tuve que buscar en el despacho de mi madre documentos para unos tramites. Rebuscando, rebuscando encontré dos cosas que me hicieron odiar aun mas a mi madre y que no dejo en muy buen lugar a mi tío, el hermano de mi madre, el mismo que me quiso dar una “paguilla” para ayudarme con ella pero que me masacraba a desprecios por intentar alejarme de ella e ir mal en los estudios:

-Un documento en el que mi madre firmaba haber recibido una indemnización por la muerte de mi padre, 1 millón de pesetas, 6.000 euros de ahora que en los años ´80 valían mucho mas. Y esto me hizo odiarla aun mas porque se había tirado toda la vida despreciando a mi padre y su familia pero sin embargo si cobro la correspondiente indemnización del padre de sus hijos del que se había separado y al que negaba el derecho de vernos. Durante muchos años me dio una pésima imagen de mi padre, al que no conocía (murió a mis 4 años), convenciéndome de la mala persona que era (hasta que me di cuenta de lo contrario al conocer a su familia claro y con otros testimonios). Por lo que me cayo como una jarro de agua fría ver que, encima, había cobrado una indemnización por su muerte.

-Otro documento escrito en puño y letra por mi tío dirigido a un abogado (o juez, no recuerdo bien) donde aportaba un testimonio para mediar en la custodia de los hijos para el divorcio de mis padres. Y el testimonio que dio fue que mi padre no nos había visto con frecuencia desde la separación y que estando su hija enferma en el hospital (yo) no cumplía con las responsabilidades de padre. ..era mentira!! Para cuando leí el documento ya sabia, por propio testimonio de mis tíos (para colmo) que mi madre le prohibía las visitas a mi padre y lo peor (para mi) que se invento una historia de maltrato (o algo así) en el hospital para que no le dejasen entrar a verme. Ya lo sabia, ya había enjuiciado personalmente a mi madre por ello pero el ver un documento en el que mi tío defendió a su hermana para que obtuviera la custodia...es que no tiene palabras...

Ahora entenderéis porque dije al principio del blog que parecía que a mis tíos les preocupaba mas su hermana que sus sobrinos.

Nunca le he dicho nada a mi tío sobre esto, se lo que me va a decir así que ni me molesto. El problema es que en ese momento no pude hacer copia de esos documentos y para cuando fui ha hacerlo mi madre se había desprendido de ellos y no los encontré nunca mas.


Antes de comenzar el cuarto año, al ver que no había pasado a tercero mi madre aprovecho una riña familiar relacionada con la familia de mi padre para echarme de casa, yo siempre he pensado que fue una excusa para desprenderse de mi y darme una lección como hizo con mi hermano y la denuncia que le puso. Durante un mes mi hermano se hizo cargo de mi económicamente, finalmente conseguí volver a casa puesto que no podía permitir que mi hermano me mantuviese (no es que le sobrase dinero precisamente) y me negaba a deberle algo a mis tíos

Finalmente fracasé en la Universidad, no encontré trabajo para independizarme y no me quedo mas opción que volver a la casa de “mi madre” para estudiar una Formación Profesional

1 comentarios:

Verónica dijo...

Ay, mi chiquita... tú tuviste una madre paranoide, yo una madre psicópata, qué mal nos ha ido...
pero pese a que me he resistido por años a cortar lazos con ella por el qué dirán (nadie sabe de mi hisotria, por lo que será ella quien quede como víctima)finalmente estoy aprendiendo a pensar solo en mí y, aún en la misma ciudad que ella, estoy aprendiendo a mantenerme apartada de esa mujer que me parió. Ya que madre es una cosa muy diferente.

Ojalá que tu también hayas conseguido alejarte de tan dañiño ser y que puedas mantener tu decisión, ya que cuesta mucho en una sociedad donde el religioso mandato "Honrarás a tu madre..."
sigue vigente y la autoridad de los padres parece sagrada y nadie se atreve a discutirla.

Cariños

Unas palabras a mi "madre".

"...y entonces comprenderás porque quiero estar lejos de ti..." Cancion cuya letra siempre ha reflejado aquello que, aunque ya se lo he dicho a ella, continua sin admitirlo. Ahora sé que nunca lo hará...ya no me importa. Hice este video para poner imagen a este sentimiento interno, cuando aún no habia podido decirselo en persona, y aproveche para usarlo de deununcia al maltrato infantil y sus consecuencias. Se que es algo triste pero es necesario sacarlo afuera, esta es mi manera de hacerlo. Espero que os guste. NOTA: Pulsa 2 veces sobre el video para ampliarlo, te manadará a Youtube acuerdate de darle a la pausa en el que esta en el blog o los oiras por dos sitios distintos...es obvio pero por si acaso