sábado, 10 de abril de 2010

Cuando nunca fuimos niños…ni siquiera humanos. Parte 1

Nota: Esta entrada y la 2ª parte comence a escribirla hara 4 meses y cuando ya la tenia terminada no me atrevi a publicarla por lo que en ellas cuento. Este mes voy a publicar una serie de entradas de "despedida" del blog explicando los motivos. El principal es que he sanado mis heridas y que mejor manera de demostrarlo que mostraros esas heridas en estas dos entradas que auto-censure meses atras. Os la dejo tal cual fueron escritas:


En este largo camino contra el maltrato infantil intrafamiliar estoy totalmente decidida a mostraros toda la realidad de lo que sufre la víctima. Estoy empezando a pensar que hasta que no mostremos la parte más amarga, la más dura…la realidad de lo que se vive en esta situación, me temo que la sociedad seguirá ciega y pensando que esto es un problema aislado y sin darle la importancia necesaria.

Hablan de cómo se roba la inocencia, de cómo se roba la infancia…no se puede robar algo que nunca se tuvo, lo que nunca se conoció…

Voy a sacar una parte bastante dolorosa de mis recuerdos únicamente para mostraros y explicaros como muchos NUNCA FUIMOS NIÑOS, NI SIQUIERA HUMANOS. Hasta ahora no lo hice porque tengo una pequeña tendencia a “no dar lastima” y una pequeña auto-creencia de que para el resto de personas pueda parecer algo sin importancia, pueda parecer una exageración al victimismo. De hecho llevo escribiendo esta entrada y la siguiente desde hace 2 meses sin decidirme del todo a publicarla o no. Esto es algo de lo que nunca he hablado con nadie precisamente por esa tendencia-creencia…creo que ya es hora de dejar de esconder lo que fui y sentí…o lo que nunca fui ni sentí..

Cada caso de maltrato infantil es diferente, incluso en la misma casa la historia de cada víctima es totalmente diferente. La historia de mi hermano y mía, a pesar de haber tenido a la misma verdugo fue muy diferente.

Antes de entrar en detalle en aquello de lo que nunca he hablado os daré una mini humilde exposición de la relación entre el desarrollo emocional, el maltrato y como el ambiente externo y la “personalidad” de cada uno interfiere en este desarrollo. Para algún desconocedor indico que el desarrollo emocional es crucial, las emociones y sentimientos, el afecto, amor, respeto e incluso la moral (sea falsa o no) es lo que nos distingue como Seres Humanos, la mayoría de estas son exclusivas del Ser Humano como animal. Sin esos sentimientos y emociones dejamos de ser personas. ¿Os imagináis no ser capaces de sentir afecto ni ningún tipo de sentimiento por ningún otro ser? ¿Os imagináis estar vacios por dentro? En cierto modo se pierde la condición de humano…
Os expongo esta interrelación:

Ya lo puse en la entrada de Secuelas del maltrato (http://diariomaltratoinfantil.blogspot.com/2009/07/voy-ha-hacer-una-exposicion-en-terminos.html ), estas van a depender de la intensidad, frecuencia, edad de comienzo y prolongación en el tiempo. Ejemplos:

Caso A
Inicio: al nacer
Intensidad: severa
Frecuencia: diaria
Prolongación: 20-30años

Caso B
Inicio: 3-4 años
Intensidad: severa
Frecuencia: semanal
Prolongación: 15 años

Caso C
Inicio: 10 años
Intensidad: severa
Frecuencia: semanal
Prolongación: 10 años

Como veis he modificado los valores para el inicio del maltrato y su prolongación, son valores muy importantes para el desarrollo emocional de la persona. En el maltrato intrafamiliar son muy importantes estos datos puesto que la familia, los progenitores/cuidadores de los niños se convierten en los encargados directos de este desarrollo. De modo que este es muy diferente en un niño que sufre maltrato desde el momento en el que nace frente al niño cuyo maltrato comenzó años después.

Cuando se maltrata severamente a una persona (niño o adulto) se le anula personalmente, el hecho de que te golpeen significa que no eres merecedor de su afecto y cariño y esto se incrementa si va a acompañado de maltrato psicológico pues el mensaje que se recibe es que “te lo mereces”. El asunto se enturbia aun mas cuando el niño maltratado convive únicamente con su/sus maltratador/es y más aun cuando este no le proporciona paralelamente ninguna muestra de afecto (caricias, abrazos, sonrisas, juegos, etc): el niño no sabrá que es el efecto, el apego, mucho menos lo que es el amor y el respecto y no lo sabrá porque su progenitor maltratador no se lo proporciona, el niño no lo aprende.

La diferencia es clara, al caso A se le impide cualquier desarrollo emocional, cualquier apego hacia el maltratador intrafamiliar (hablando siempre de progenitores/cuidadores) y sin un desarrollo emocional “normal” en su primeros años no se les proporciona herramientas psicológicas suficientes para interrelacionarse consigo mismo y el mundo en el futuro. En el caso B o C es diferente, han gozado de algunos años de normalidad cuyo desarrollo emocional se ha efectuado de manera corriente acorde con sus características intrínsecas propias, pero…no por ello les irá mejor.

Hasta aquí parece que el caso A tiene las de perder, pero todavía no, aun hay 2 factores más que forman el coctel del desarrollo emocional y las secuelas por maltrato: la relación con el mundo fuera del ambiente intrafamiliar de maltrato y las propias características psicológicas intrínsecas del niño.

Con el ambiente exterior me refiero a cómo vive el niño en ese entorno, si vive con normalidad o en cambio se le impide. Me refiero a la escolaridad-guardería, compañeros/amigos de juegos, relación con otros adultos no maltratadores. La relación normal y sana con el exterior podrá propiciar un mejor desarrollo emocional en el caso de que intrafamiliarmente se le impida. Si A consigue tener una relación con el mundo sana tendrá mas posibilidades de desarrollarse con normalidad, Si B o C no tienen esta relación el desarrollo que obtuvieron en sus primeros años sanos se verá afectado gravemente.

Pero, todavía no está el coctel completo en el desarrollo emocional y secuelas del maltrato; quedan las características intrínsecas. Ya hable de ello en la entrada que indique antes, hay ciertas características genéticas. Lo que llamamos vulgarmente como “persona nerviosa o tranquila”, “persona depresiva o alegre”, “introvertida o extrovertida”, “tenaz o dejada”, en resumen, las características de personalidad. Estas dependen en gran medida de todos esas sustancias químicas que bañan nuestro cerebro, y en general de todo el complejo mundo del funcionamiento cerebral que muchos ignoran e infravaloran. De tal modo, que volviendo a nuestro tema, la personalidad nata del niño se interrelacionara con las anteriores. De modo que es posible que A sufra también una mala relación con el mundo exterior pero su “personalidad intrínseca” con el tiempo les dará los mecanismos necesarios y herramientas psicológicas que se les negó para obtener un desarrollo “normal”. De la misma manera que B o C no conseguirán un desarrollo normal si sus características intrínsecas tienden a la depresión e incapacidad para afrontar situaciones difíciles. Se podría pensar que este factor es el determinante para el resultado final del coctel…si, es muy posible.

Una vez expuesto esto entenderéis que no habrá una víctima de maltrato igual a otra, entenderéis que unos manifiesten secuelas y otros no, entenderéis como unos consiguen superarlo y otros no, algunos lo vivirán de una manera más difícil que otros y no es válido entrar en comparaciones típicas de “yo lo pase peor” o “mi caso no es tan grave”. Cada caso es único.

0 comentarios:

Unas palabras a mi "madre".

"...y entonces comprenderás porque quiero estar lejos de ti..." Cancion cuya letra siempre ha reflejado aquello que, aunque ya se lo he dicho a ella, continua sin admitirlo. Ahora sé que nunca lo hará...ya no me importa. Hice este video para poner imagen a este sentimiento interno, cuando aún no habia podido decirselo en persona, y aproveche para usarlo de deununcia al maltrato infantil y sus consecuencias. Se que es algo triste pero es necesario sacarlo afuera, esta es mi manera de hacerlo. Espero que os guste. NOTA: Pulsa 2 veces sobre el video para ampliarlo, te manadará a Youtube acuerdate de darle a la pausa en el que esta en el blog o los oiras por dos sitios distintos...es obvio pero por si acaso