jueves, 20 de mayo de 2010

Carta abierta a mi madre

Nota: Como os adelante voy a publicar una serie de cartas abiertas que daran por cerrado mi historia en este blog. Me he demorado un poco más porque queria estar completamente segura de que lo que habia escrito es lo que quiero decir y no es producto de un repentino sentimiento :)

Comienzo una serie de cartas abiertas con ella: mi madre, mi verdugo.

He pasado años y años queriéndote gritar todo lo que me has hecho, las consecuencias de todo aquello que me hiciste pero, ¿sabes?, ya no voy a hacerlo.

Pensé cientos y cientos de veces en mandarte una carta explicándote mis motivos para alejarme de ti...no, ya no voy a hacerlo.

¿Sabes? al salir de tu maltrato me encontré con sentimientos enfrentados. Tras 10 años de intenso esfuerzo conseguí alejarme de ti, ese deseo fue lo que me mantuvo con vida mucho tiempo y en los últimos años llegue a pensar que una vez marchase no volvería a verte puesto que parecía imposible cualquier tipo de relación no dañina contigo, demasiado odio, demasiado rencor, demasiado daño causado, pero, inesperadamente...comenzaste a dar muestras de afecto tras mi partida.

¿Porque ahora? ¿Habías cambiado? estas preguntas mantuvieron un efímero hilo para mantener contacto contigo. Y así lo hice pero ese cambio no era real. Tu conducta hacia nosotros había mejorado superficialmente en muestras de afecto pero seguías haciéndonos daño en la lejanía. Continuaste con llamadas alarmantes e insultantes a ambos. Tal vez cuando vamos a verte intentas ser aquella madre que nunca fuiste pero no en la lejanía. Y tu violencia continúa ahí, solo que la has proyectado contra otras nuevas víctimas. No, no has cambiado y no podrás hacerlo porque tu locura, tu egoísmo, tus abusos de alcohol y pastillas y, sobre todo, tu agresividad verbal y física innata que eres incapaz de controlar no te lo permiten.

¿Sabes? ya me da igual que cambies o no.

Al poco tiempo de salir de tu casa se manifestaron con gran fuerza todas y cada una de las secuelas que se habían forjado tras años de maltrato en mi interior. De pronto me encontré rota. Necesitaba recomponerme y el continuo contacto contigo me lo impedía, decidí poner tierra de por medio para poder hacerlo.

En un largo proceso de introspección conseguí recomponer mi interior quedándose en el aire que pasaría con mi relación contigo: ¿debía perdonarte? ¿debía olvidar lo que me hiciste? O por el contrario debía alejarte de mi vida, olvidar quien eres y que existe…este fue un interminable conflicto interno...

Pero, ha habido algo que me ha hecho ver no solo que este conflicto se ha cerrado sino que llegue al fin de mi sanación. La última vez que te ví fue decisiva, ¿sabes?, no sentí nada negativo hacia ti, ni rencor, ni desprecio.
Como de costumbre sacaste temas que no debías y por primera vez internamente no reaccione de ninguna manera a modo de resentimiento ni odio. Únicamente te mire y sentí pena por ti, por como estabas consumida por cientos de demonios que te sumían en un continuo estado de maldad. Me quede en tu casa contemplándola, contemplando cada escenario de tu locura y maltrato y no sentí nada. Fue como si de pronto fuera capaz de estar en el corazón de la oscuridad que tanto sufrimiento me causó y ya no sintiera sentimiento alguno; fue como si el libro amargo de mi vida se hubiera cerrado, mi amargo pasado se cerró, ¿había conseguido pasar página? ¿Mis heridas se habían curado? ¿Mi sanación había llegado? Siento que si, solo el tiempo lo dirá.

Ahora el único sentimiento que me procesas es lástima, te has quedado sola, totalmente sola. Hace tiempo que no gozas de amigos pues se han cansado de intentar serlo, tus vecinos sienten miedo de ti, tus hermanos ya no solo no te sobre-protegen sino que te han dado de lado; le has hecho daño, mucho daño y has abusado en exceso de su ayuda para tu propio beneficio. Y tus hijos, creo que no hay mayor castigo que el que tus hijos no sientan afecto alguno por ti, eso es algo que tu sola has cultivado.

Se cumple aquello de que “el tiempo pone a cada uno en su lugar” porque ademas tu salud comienza a desquebrajarse tras tanto abuso. Pero, ¿sabes?, no seré yo quien te castigue aun más. Que quede claro: yo no soy como tu, no tengo tu maldad y mientras que estés sola estaré ahí (almenos que puedas pedir ayuda). Algo que nunca he querido, siempre he intentado alejarme de ti, pero la última vez que estuve en tu casa ese conflicto desapareció... ¿te había perdonado? ¿Estaba olvidando lo que me hiciste?...no exactamente y te lo expongo así. Madre, sto es lo único que tengo que decirte:

Me aleje de ti para sanarme, me he sanado, he recuperado toda mi integridad y con ella toda mí fuerza y ahora con toda seguridad te digo que:

- No tengo nada que perdonarte, ya no lo necesito…SOY LIBRE
- No tengo nada que olvidar, ya no lo necesito…SOY LIBRE
- No tengo nada que decirte, ya no lo necesito…SOY LIBRE
- Y sobre todo, ya no tengo que alejarme de ti, ya no lo necesito…SOY LIBRE

Por fin acepto lo que eres y lo que representas para mí.

Mejor aun, por fin estoy en paz con lo que eres y representas. Estoy en paz conmigo misma, contigo y mi pasado.

Espero que nunca más rompas esta PAZ...MADRE

31 comentarios:

lenore dijo...

Con tus palabras finales, las que le dices a tu madre se resume todo. Estoy segura que ya estas del otro lado, cuesta mucho pero se ve que lo lograste.Es muy dificil aceptar lo que paso, es el pasado y aún esta ahí pero ya no te controla.
Aveces para poder sanar hay que salir de personas que no te aportan nada positivo y te detienen por su maldad.


Te mando un abrazo afectuosos y sincero.

Nati dijo...

Es difícil perdonar, pero cuando por fin lo haces, te sientes libre, como bien dices.
No hay nada mejor que no sentir odio dentro de ti.
Un saludo!

Txanlie dijo...

Enhorabuena por conseguirlo, yo llevo media vida intentandolo, y no lo consigo, poco a poco y gracias a amistades he conseguido tener algo de autoestima, por que hasta la fecha no sabia lo que era.

Asi que me alegro tanto por ti!, no es facil y es todo un triunfo que de seguro ha traido paz y bienestar a tu vida.

Carlos dijo...

No sabes lo feliz que me siento por ti, por fin has conseguido lo que buscabas desde hace tiempo, lo que anhelabas, y lo que realmente te merecías PAZ, esa paz interior que muchos buscamos y aun no encontramos debido a que nos sabemos perdonar...es tan difícil. Pero tú finalmente has salido de ese agujero del que quizás otros nunca sepamos salir. Te deseo lo mejor, te lo mereces.

Anónimo dijo...

Ojala algun dia tenga tu coraje y cuente mi pasado Dios siempre te guie y te llene de paz lamento tu infancia infeliz y amo tu madurez sentimental mucha fuerza lo deseo de corazon.

Anónimo dijo...

Hola, me ha gustado mucho tu carta. Yo estoy en tu situación. Hace trece Años que no tengo ninguna relación con mi madre, y ese mismo tiempo llevo reestructurandome como persona (con ayuda,claro, que no agradecere lo bastante). Y no tener ningún tipo de contacto fue fundamental. Porque nunca cambian.
Sin embargo a diferencia de ti, esa verdad es algo que todavía escondo (salvo a la persona que me esta ayudando). No lo hablo con mis amigos, ni con mi pareja. Es como si no hubiera pasado. Todavía no se si es que no estoy preparada para afrontar lo que paso tan abiertamente o es que todavía la protejo de alguna manera.
Por eso te admiro.
Y también me ayuda saber que hay otra situación en que la madre es la maltratadora. Porque aun hoy hablar mal de una madre no se permite, y cualquier daño que cuentes no es creíble. Porque una madre es una madre.
En fin, gracias y buena suerte.

Anónimo dijo...

Al no tener contacto con mi madre, he transitado todo un proceso de duelo "por haberla perdido", luego me di cuenta que no fue una pérdida sino una ganancia, pues me liberé de mi verdugo y renací a la vida como un ser libre, que merece dignidad y respeto. Encontré que no tener contacto para siempre con quien maltrata trae una paz infinita, que el hogar se construye en el interior del alma y que ese es mi verdadero hogar, no el que tuve en la infancia con una familia disfuncional y maltratadora. En este camino aprendí a conocerme, a describir todos los talentos que tengo y que soy una persona valiosa, que nadie ni nada tiene por qué opacarme, ni humillarme ni irrespetarme. Ha sido un camino para darme amor propio, crecer espiritualmente, reconciliarme con la vida, agradecer todos los aprendizajes de las experiencias vividas. Ha sido un tiempo importante que me he dedicado a mi misma y me arrepiento de haberlo hecho. Entendí que no se trata de olvidar ni de perdonar un maltrato hecho por una madre y una familia, sino de reconocer en mi los recursos que me hacen una persona resiliente, que me ayudan a seguir transitando por la vida en paz. No necesito perdonar ni olvidar porque tomé conciencia de mi libertad, decido ser feliz y dejo de cargar ataduras pasadas que me deprimen y me enferman. Decido ser feliz y le doy gracias a la vida por esta experiencia de ruptura familiar, pues me permitió amarme, alejarme de personas tóxicas, rehacer mi vida fiel a mis sueños y proyectos, y donde mi vida se ha vuelto un camino saludable para seguir.

Anónimo dijo...

Maldita la hora que te parí....
como no te moriste tú y no mi hija..
no hallo la hora que te mueras...

esos son los recuerdos que tengo de mi madre.... aprendí una cosa, necesitaba tener esa madre para ser quien soy. a pesar de todo el maltrato, NUNCA pudo quebrarme mi espíritu, hoy soy libre y feliz, lástima que ella no me disfrutó, pero sé que vivir siendo ella era su castigo. No hay perdón, no hay olvido, solo fortaleza y enseñanza de lograr un temple fortalecido para enfrentar la vida.

dama dijo...

Enhorabuena tu historia me ha puesto los pelos de punta....has debido de sufrir mucho, pero has recostruido tu vida y sacado ese rencor deberia darme pena tu madre pero somos pocos los q por desgracia tenemos q sufrir porq nos ha tocado vivir con una madre enferma, mi lucha al contrario q tu aun continua.. pero tomare ejemplo de ti amiga cuidate mil bss

Ani Ta dijo...

No sé cómo perdonar todo lo que me está haciendo... ni a ella ni a mi hermana, es tan banal, tan de gilipollas, no se cansan de odiar amargamente?

macasasabe dijo...

EnhorabuenA. Un abrazo

Marta dijo...

Felicidades, después de tanto tiempo tienes paz.

Sé lo que es sufrir durante tantos años ese maltrato, pues yo lo sufro... Tengo 34 años y por desgracia sigo viviendo en casa de mis padres... Sufrí 22 años de maltrato físico y psicológico, y luego "sólo" otros 12 de psicológico. Estoy desesperada por tener un trabajo y salir de aquí, porque voy a acabar muy mal.. de hecho, ya estoy sufriendo enfermedades, tengo dolor de estómago constante, no puedo comer. Estoy casi todo el día encerrada en mi cuarto, y casi no tengo amigos...
Me he puesto en contacto con varias psicólogas (pese a que ya fui a varias y sé que el problema no es mío, sin embargo necesito estar bien, no dejar que esa persona me mate), pero no puedo pagar ninguna porque no tengo trabajo ni estoy cobrando paro, y con el seguro médico son euros cada sesión...
Si alguien de aqui está leyendo esto, podría ayudarme por favor??? cada día la odio más y no puedo comer con ella...

Anónimo dijo...

yo también me siento identificada en varios casos...tengo 34 años y sigo en casa de mis padres, mi relación con ellos es nula, como en un cementerio...por más que me he esforzado en tratar de "llevarme" bien...pero siempre he salido "mal parada" Así que estoy a la espera de un trabajo para irme, que no creo que tarde mucho...(menos mal que estudie una carrera)
También voy a una psicologa que me está ayudando, pero a veces pienso que no me entiende, no entiende como de "fuerte" es el tentáculo del "mal cordón umbulical" que más que cordón parece soga...
Lo peor que llevo, son los momentos en que me replanteo mi conducta ( de silencio y poner barreras ), superar la culpa y el sentimiento de ¿estaré perdiendo la cordura? por que un detalle que me dijo la psicologa es : estas obsesionada con tus padres!!!!
En fin, como me dijo un buen amigo mio una vez: "en un mundo de locos, estar cuerdos es una locura"
ánimo a tod@s los que estais superandolo todavía....y gracias a lo que lo habeis conseguido, por ser ejemplos a seguir, bravo!

Anónimo dijo...

Enhorabuena por todos los que han tenido fuerza y coraje para sobrellevar esta pesada carga.

Cómo bien dices, no hay rencor ni perdón. Lo importante es saber retenerlo ahí, sabiendo que éstas experiencias han formado parte de nuestra vida y seguirán siempre en nuestro corazón. No es lo mismo escucharlo que vivirlo en carne propia. Pero estas experiencias nos han hecho grandes y con una visión de la vida diferente. No es tan sólo decir o pensar "Te perdono", puesto que son demasiados insultos, demasiadas palizas, demasiados años con esta tortura física y psicológica a una criatura indefensa. Es el poder de los abusadores. Y yo me pregunto: ¿ cómo puede alguien albergar tanta maldad y abusar tan maquiavélicamente del poder que le confiere ser un adulto? Por eso no existe el perdón, es una acción que se resiste a nosotros mismos/as. Pero sí existe la paz, el saber convivir con ello, sin molestar nuestro interior más de lo necesario. Nos queda el refugio de pensar que un maltratador/a es una persona con serios problemas mentales aunque eso no escude el daño realizado.Nada ni nadie conseguirá que se nos borre esos recuerdos de la mente pero, ante todo, estemos en paz con nosotros mismos y con nuestra infancia. No es fácil, pero se consigue con mucha reflexión interna y dejando el lastre de la culpabilidad. No somos culpables: somos víctimas. Y por ello supervivientes.

Marta, sé lo que estás pasando. No lo dudes más, acude a Servicios Sociales de tu ciudad o a tu médico de cabecera y explícales tu caso. Podrán ayudarte, asesorarte e incluso prestarte la ayuda psicológica que necesitas de forma gratuita. No dejes pasar más tiempo. Cada minuto cuenta para ti y tu estado interno.

Si necesitas más ayuda, por favor postea de nuevo. Un abrazo muy grande.

Anónimo dijo...

pense q estaba sola.. nunca pense q una madre podia no amar a un hijo... hoy tengo hijos y si antes no la entendia...hoy menos.. me deseo la.muerte.. me dijo mientras mi marido padecia cancer q.ojala q se lo comiera la enfermedad.. de niña sufri mucho maltrato emocional de su parte.... siento q jamaz me amo... x q amor es otra cosa.. amor por un hijo es otra cosa.. no le deseo la.muerte.. pero si deseo q desaparesca para siempre de mi.mu.do.. y lo estoy logrando. FN

Patricia Patricia dijo...

Hola me gustaría ponerme en contacto contigo

Patricia Patricia dijo...

Hola me gustaría ponerme en contacto contigo

angeles guerrero dijo...

Hola,yo tengo 30 años y me siento súper identificada con esta carta,yo y mi hermano fuimos maltratados física y psicológicamente por mi madre aunque ella se cebaba más conmigo "hija no deseada" me decía,mi padre la dejó por otra mujer y se fue de casa,yo tenía dos años y mi hermano seis,ella tuvo que ponerse a trabajar y nosotros hemos pagado los platos rotos de ese divorcio,era alcohólica,lo sigue siendo y tiene depresión crónica y demás trastornos mentales: trastorno histriónico de la personalidad y algunos más...Yo he aguantado palizas sin haber hecho nada..sólo por no recoger la cocina o poner la lavadora...con 8 años y cuando estaba borracha era lo peor,un monstruo...me amenazaba de muerte incluso llegó a agredirme con un cuchillo y con un martillo y a mi hermano también...en los estudios siempre fui mal,no era capaz de estudiar en casa ni hacer los deberes...total para que? Mi vida era una mierda...así lo veía y ella me insultaba:gorda,vaca,puta así quien te va a querer? No vales para nada...con mis amigas nunca hablaba del tema..no me dejaba salir ni arreglarme ni usar tacones...ni hacer nada propio de una chica adolescente de mi edad...envidia a tanto a mis amigas por tener madres normales...pedía ayuda a mi padre pero el no hacia nada para que no tomara mi madre represalias contra el y su familia..."su familia" como si yo no lo fuera...muy triste..No quiero extenderme mucho porque han sido muchos años de maltrato...ahora tengo una hija de un año y un marido excepcional pero aún sigo sufriendo maltrato psicológico y amenazas por parte de ella...como puedo salir de esto? Como puedo denunciarlo? Me gustaría hablar con gente con mi mismo problema e incluso ayudar y orientar a los que pasáis por esto

Anónimo dijo...

Es increíble como tantas personas,tantos seres hayan sido quebrados por sus propias madres. Yo tengo 38, de chica siempre fui una niña buena y aun así recibía golpes por cosas mínimas, amenazas,insultos etc. Yo no recuerdo casi nada de mi niñez, es como si no deseara recordarla. De adolescente podía ya defenderme y fui rebelde para vengarme, inocente rebelde haciéndome más daño a mi misma por creer que castigaba de la cólera a mi madre. Su violencia psicológica fue peor, me destruía con palabras que están en mi mente aun. Salí de casa ya como debía ser, con trabajo,profesión pero nada era suficiente siempre sus críticas y ofensas mis errores más graves los restregar cada segundo como si hubiese sido yo una criminal o una delincuente. El tiempo pasaba y creí que todo mejoraba nos llevábamos "bien" me fui más lejos aun por el destino y creí que esa distancia la hizo abrir su corazón, "le crei" tannnñto cariño y arrepentimiento que decía sentir, a la distancia. Hasta que llegó el día que yo sería madre, y vino a mi c9n "amor a Ayudarme" me destrozo, destrozo mi mejor momento que siendo solo hace 3 años no lo recuerdo bien, me busco problemas, me insulto hizo que me odiar a muerte con mi esposo, me hizo caminar operada 2 días después de dar a luz, yo no le importe, se importaba así misma,como siempre se hizo la víctima y yo era la malvada. Y le creí, lo deje ahí, aunque se que solo por ayuda divina no me de sangre esa vez y no quede muerta y mi hija sin madre. Aún así creí en su disculpa" me vio como si fuera otra persona que detesta en su mente y solo quería huir de ahi". Se lo creí y aun así busque estar cerca para que mi hija tuviese una abuela, pero no importa cuanto haya hecho por ella,sacrificado,esmerado, nada su trato en cuanto podía siempre bruto y cruel conmigo, sus palabras hirientes. Para la última vez que fui a verlos a su casa a mis padres. Me trato como una enemiga,por que iba allá a verlos,que me largue y no vuelva, que era detestable, abominable y el marido que tengo,por cierto detesta, me lo merezco, que me queremos con el que ese desgraciado me merezco y que me joda, si te hice lo que te hice"dijo" CODEJE. Y que ya verá ella cuanto me dura ese maldito y que me quiere ver regresando llorando. Ese día sinceramente me sentí la mujer más miserable del mundo. Yo ahora soy madre y la felicidad de mi hija es lo que más anhelo en este mundo, no concibo esas 0alabras,esos golpes, maldiciones de una madre. Y esta vez decidi que se acabó, no volveré más, no deseo hablarle, pero a la vez me da pena y me siento que esta mal el dejarla de lado, es la madre que tengo, tengo miedo de DIOS, que no apruebe que no deseo verla por que me duele mucho. Y me dice mi padre que ella le pregunta por qué no llamo por teléfono? ??? Que me pasa???? Y yo dolo me siento destruida sin saber que es la acción correcta que debo tomar. .......

Natalia Estrada dijo...

Hola tengo 26 años y desde que tengo uso de razón mi madre ha sido un monstruo en mi vida. Hace 4 años que no quiero saber nada ella pero ella no me deja ser feliz siempre encuentra la manera de seguir arruinado mi vida en noviembre de 2014 me levanto la mano por última ves la denuncie penalmente pensé que con eso me iba a dejar en paz pero no fue así hace 3 días recibí unan situación del juzgado donde ella reclama ver a mis hijas y eso a removido todo el dolor que estaba adentro mío estoy con los nervios por el piso me cuesta respirar siento un peso en el pecho. Ya no sé qué más hacer para que me deje vivir en paz con mis hijas y marido. Estoy pensando en hacerle un juicio por daños psicológicos y moral. Yo quiero ser feliz es mucho lo que pido?

Unknown dijo...

Que tu madre te maltrate es muy destructivo yo era una niña risueña y mi casa era el puro infierno mi padre en la droga y mi madre pagando su mala suerte con migo siempre pegandome antes de ir al colegio siempre insultandome es triste que uno de mis primeros recuerdos sea una bofetada con cuatro años por no tomarme la merienda en dia de mi cumpleaños...despues de algunas palizas lloraba y me pedia perdon y me sentia aún mas culpable ...mi padre murio y sigio pegandome ...por no andar ligera...por manchar el suelo de mi habitacion por traer malas notas palizas tras palizas...hasta k con 18 años mi novio hoy marido le paro los pies y dijo k ya no me tocaria mas...yo era una niña con muchos complejos y miedos y hoy soy una mujer con muchos complejos miedos sufro ansiedad con fobia a pensamientos negativos y tengo mucho recor hacia ella...lo mas gracioso esque ella no suele recordar nada de esto...a los 32 años recordo llorando que cuando tenia yo dos años me tiro en el sofa cabreada y con un palo que sobresalia me dio en el hueso de la espalda y dice k no se le olvida como yo chillava...podeis imaginar mi sensacion ...asi que con esto e vivido y sigo viviendo en mi vida

ANGELES dijo...

leì diario de un maltrato por la curiosidad de saber si algunas personas sienten algo parecido a mi, y me impactò la similitud de experiencias anìmicas, fìsicas, y hasta de expresiones despectivas y maliciosas de estas personas que se supone son madres...
Tengo 43 años y tambièn como muchas de ustedes llevè media vida reconstruyèndome psicològicamente en mi autoestima y sanidad mental para en los años recientes comenzar mi verdadera construcciòn , lo cual supone muchìsimo trabajo interno, estudio y finalmente ser yo misma mi propio madre y padre.
Yo soy ahora la adulta que protege, cuida y sostiene a esa niña que por tantos años y hasta adulta temblò de miedo y no lloraba con un nudo en la garganta.
Leì todos los comentarios para escribirles a ustedes mujeres y jovencitas que sì! tenemos derecho de alejarnos para vivir en paz, y màs derecho de tener un mìnimo contacto por dos motivos que a mi misma me aliviò asumir: No estarìamos abandonando a una "madre" porque estas mujeres no son madres, sino son simnplemente personas con una grave psicopatìa (lo cual es una patologìa) que consiste en ser personas muy particulares que objetalizan a sus "hijos" que no ven como tales, sino como objetos de descarga de su ira, frustraciòn, y malestar.
estas personas por ser las llamadas "madres psicòpatas" no sienten la mìnima angustia, culpa o sentimiento profundo por nada ni nadie. La màxima emociòn que percibimos en ella tiene que ver con gtratificarse narcisìsticamente a ellas mismas....1ero ellas, 2do ellas, 3ero ellas.... es decir que estas personas con graves allas subjetivas no son madres sino simples progenitoras, lo cual es una lamentable coincidencia para nosotras.
Les deseo muchìsima fuerza, la paz que merecen y la autodeterminaciòn de autoprotegerse como si fueran ustedes sus propias madres.
sean estratègicas y eviten que las maldiciones de estas personas enfermas se cumplan en sus vidas, alimèntense, entrenen para descargar la ira de tantos años, estudien si pueden un oficio o profesiòn para volar lejos!!!!
recuerden que madre no es parir....recuerden las madres adoptivas del corazòn que sì lo son....
tràtense con amor porque ante todo somos hijas de dios

Anónimo dijo...

ojalá yo también pudiera al igual que tú sentir esa paz que supongo te a sanado, a mis 44 años aunque para muchos sea demasiado tarde, dejaré para siempre a mi madre, para mí es la única opción de liberarme por completo de todos éstos años de abusos, humillaciones, malos tratos y vejaciones toda una vida de desgracias y mala suerte todo por culpa de ella, que aunque me dio la vida Jamás podré agradecérsela, porque sólo me causo un odio muy profundo que quizás nunca podré olvidar y menos perdonar, porqué todos los DAÑOS ya están hechos, De nada vale perdonar, tampoco que critiquen y juzguen lo que uno escribe y siente, hay que estar en el pellejo de cada quién para entender.

Anónimo dijo...

Hola!
Pasé por una situación dificil con mi mamá, dias de gritos, desdichas, humillación, me hacía sentir que no valía, me golpeaba cuando no sacaba buenas notas o cuando le ocultaba cosas por el mismo miedo que me producía. Pero hace un tiempo algo cambió dentro de mi, ya tengo 32 años y un día solo quería tomar el control de mi vida, de mis sentimientos, no quería permitirle a ella y a nadie que me hicieran sentir menos, acabada, dolida y menospreciada y me alejé, suena fácil pero es lo mas dificil que me ha tocado hacer, me tocó pasar por encima de toda mi familia manipulada por esa señora que siento que tiene odio y envidia por dentro. Después de un proceso doloroso de reconocimiento de mi misma, de haber tenido una hermosa hija tomé la decisión que me daría la libertad para desarrollarme en todos los sentidos sin miedo. Ya hoy mas que dolor siento un poco de lástima por esa señora que se hunde poco a poco porque es un ser humano de corazón negro y le pido a Dios para que me guíe en este proceso de madre para criar a mi pequeña con mucho amor, para volver a nacer y darme la oportunidad de amarme!!

Anónimo dijo...

Me he sentido plenamente identificada, yo tengo 25 años y también sigo viviendo con ella. Me ha anulado y necesito irme lejos porque esto es un infierno, ya a penas tengo relación con ella apenas pero siguen todos mis recuerdos de años de humillaciones, palizas e insultos así que no puedo vivir tranquila siquiera con sentir que está cerca, no salgo de mi habitación en casi todo el día. Y lo más difícil es que es una persona contradictoria que en muchos momentos fue capaz de mostrar amor y que hacia afuera era casi ejemplar. Me ha costado mucho ordenar todo (lo que me hace, entender, identificar sus manipulaciones a tiempo...) aún me cuesta. Sé que mi malestar no es sólo por el presente, sino por todo el sufrimiento que llevo. Antes tenía un motor que era alejarme de ella cuando fuese adulta. Y no lo he conseguido. Ahora adulta sin trabajo me cuesta ver la salida, no sé qué puedo hacer. Estoy muy hundida.

Anónimo dijo...

Les pido de corazón a todas las mujeres y hombres que,como yo,pasaron o están pasando por esta terrible situación que busquen ayuda psicológica,solo un especialista nos da las herramientas necesarias para sobrellevar y superar tanto dolor. Trás años de humillaciones y maltrato mi cuerpo,mente y sobre todo alma,se encaminan a sanar gracias a la ayuda de una profesional. Alguien que te entienda y te escuche sin juzgarte y con años de experiencia podrá hacerte ver que hay salida... Por favor, que ya nadie mas viva sufriendo por un padre,madre o ambos..seres tóxicos.

Hermano dijo...

Tengo 46 años y una vida desgarrada y destruida , hundido en el dolor y cerca de morir por cirrosis ya que me pase 25 años buscando la autodestrucción para olvidar las humillaciones y los abusos físicos a los cuales fui sometido por mi madre. Jamás he podido olvidar una sola paliza, y ni un solo de sus terribles alaridos, recuerdo cada momento y cada lágrima que salió de mis ojos.Recuerdo hasta las fechas exactas. He sido un muerto viviente, sin paz y lleno de un odio visceral que se disperso dentro de mi como un cáncer virulento y mortal, a través de innumerables enfermedades que hoy me tienen entre las cuerdas. Después de estudiar mucho tiempo su historia y su personalidad puedo hoy estar seguro que estaba muy enferma y que padecía de psicosis epiléptica. Pero ese " consuelo " llegó demasiado tarde, ya no puedo arreglar nada, perdí todo lo que tenía en mi vida,y la mía, sufrí como un puerco y ahora espero con mucha angustia y desesperación el momento de mi muerte sin poder hacer nada, ni siquiera puedo cambiar una sola coma de mi historia.El destino viene por mí a terminar su "trabajito". A todos aquellos que sufren las consecuencias de una madre maltratadora, solo les pido una sola cosa: Enfrentad con valentía a sus madres,denunciad el maltrato, buscad ayuda rápido y luchad por vuestra salud mental. Un abrazo a todos mis hermanos del alma.

Hermano dijo...

Tengo 46 años y una vida desgarrada y destruida , hundido en el dolor y cerca de morir por cirrosis ya que me pase 25 años buscando la autodestrucción para olvidar las humillaciones y los abusos físicos a los cuales fui sometido por mi madre. Jamás he podido olvidar una sola paliza, y ni un solo de sus terribles alaridos, recuerdo cada momento y cada lágrima que salió de mis ojos.Recuerdo hasta las fechas exactas. He sido un muerto viviente, sin paz y lleno de un odio visceral que se disperso dentro de mi como un cáncer virulento y mortal, a través de innumerables enfermedades que hoy me tienen entre las cuerdas. Después de estudiar mucho tiempo su historia y su personalidad puedo hoy estar seguro que estaba muy enferma y que padecía de psicosis epiléptica. Pero ese " consuelo " llegó demasiado tarde, ya no puedo arreglar nada, perdí todo lo que tenía en mi vida,y la mía, sufrí como un puerco y ahora espero con mucha angustia y desesperación el momento de mi muerte sin poder hacer nada, ni siquiera puedo cambiar una sola coma de mi historia.El destino viene por mí a terminar su "trabajito". A todos aquellos que sufren las consecuencias de una madre maltratadora, solo les pido una sola cosa: Enfrentad con valentía a sus madres,denunciad el maltrato, buscad ayuda rápido y luchad por vuestra salud mental. Un abrazo a todos mis hermanos del alma.

Anónimo dijo...

Saludos, compañeras/os. He leído todos sus comentarios sobre el maltrato que sufrieron (y algunos aún padecen) por parte de sus madres. Soy un sobreviviente de una experiencia similar, y solo puedo afirmar que ser víctima de un daño de tal magnitud no es comparable con ninguna otra vivencia, debido precisamente a la cualidad, naturaleza y rol de la persona que lo infringe.
Después de cuarenta años (ya tenía nueve viviendo solo) tomé la decisión de apartarme de mi familia (no solo de mi madre, porque muchas veces la violencia es tan sistemática, que todos los miembros -consciente o inconscientemente- se vuelven maltratadores), y la recuperación solo pudo empezar a manifestarse después de ese distanciamiento. En mi caso, el maltrato era provocado por mis dos progenitores (mi padre lo hacía con su indiferencia, desafecto, exclusión, negación), y se reflejaba en todas sus actitudes y acciones.
Lamentablemente, la cultura y los convencionalismos sociales nos obligan a permanecer callados y sentir culpabilidad frente al maltrato, y nos mantiene atados a una familia ("nuestra familia") que nos humilla y desprecia. Cuesta mucho llegar a entender que no somos la causa de las agresiones, que nada nuestro justifica esa situación. Mucho más grande es el esfuerzo que se pone en querer cambiar las circunstancias (creemos que podemos hacerlo porque seguimos engañándonos al suponer que somos amados, de cierta manera) y mantener las apariencias. Y mayor que todo esto es la voluntad para resolver distanciarse, exigir respeto y solicitar explicaciones (sí, muchas veces insistimos en hallar respuestas lógicas, como si algo pudiera tener sentido en esa experiencia). La única solución que me permitió avanzar y salir de esa pesadilla fue asumir que: 1) provenía de una familia disfuncional que no tenía intenciones de sanar; 2) el afecto hacia mi madre y mi padre no podía ser igual de genuino, como el que cualquier hijo podría sentir por unos padres amorosos; 3) yo solo podía cambiar mi vida, no la de los demás; 4) yo no podía convertirme en un maltratador, por lo que debía romper con ese "legado"; 5) mi salud emocional era más importante que cualquier otra cosa; 6) debía alejarme de todo entorno que estuviera relacionado con algún pariente; 7) tenía que trabajar la culpa, el rencor y el perdón; 8) no podía justificar, bajo ningún concepto, la violencia (infantil, de género, racial, de clase, etc.); 9) en algunas sociedades (por motivos culturales o religiosos) se cree que la familia es sagrada, por lo que mi decisión me convertía en un proscrito, un paria; 10) no se puede recaer y recomenzar el ciclo (es como tener siempre presente el lema de "mantenerse limpio" un día a la vez de los adictos).
Para terminar, me animé a escribir en este blog porque justo en estos momentos toda esa vida que llevo archivada en mi memoria volvió a abrirse, debido a una noticia que recibí hace algunos días por un evento esperado (y muchas veces recreado en mi mente): mi madre está muy enferma -confieso que creía que había fallecido- y ha pedido que quiere verme. ¿Qué hacer?
Después de dos días de cavilaciones, la respuesta llegó sola: no puedo concederme un minuto de debilidad, y arriesgar mi tranquilidad por un suceso que está fuera de mi control. Si mi mayor logro ha sido la aceptación de todo cuanto viví (yo también me equivoqué al herir a una persona muy cercana -este fue, quizás, el verdadero motivo que me hizo tomas decisiones drásticas-, y la alejé de mí para siempre), es lo que espero que los demás también hagan.
Espero que todo lo dicho acá sirva de ejemplo, motivación o consuelo para quienes han tenido que llevar sobre sus hombros la carga del maltrato.
https://youtu.be/xYhcrWoYpLg

Anónimo dijo...

Tengo una hija de 30 años.Hace unos 6 años que vive con su novio.La he maltrtatado fisica pero sobre todo psicologicamente.Al no convivir juntas, comenzamos a llevarnos mejor.Eso creia yo, salvo alguna vez que me contestba algo mal.Hace un mes me confeso, que fingia, que trataba de perdonarme y no podia,me conto de todo su sufrimiento actual,yo le dije que asumia mi responsabilidad de lo que habia sucedido,y que no pretendia que se exigiera a sí misma a perdonarme.Desde ese dia no se como comportarme,cuando encontre este blog y vi reflejada a mi hija en las palabras de otras personas, me puse mal,pero segui adelante, para comprender todolo que ellla aun siente, ella no dejo de verme, pero al leer los comentarios me pregunto si cuando me ve sufre, acepto mis culpas y quisiera un consejo de que hacer,porque desde el dia que me conto como se sentia no se como comportarme,no quiero hacerle mas daño del que le hice en el pasado,debo preguntarle directamente si quiere dejar de verme osera peor ....gracias

Anónimo dijo...

Tal ves ni siquiera leas mi comentario, pero tengo un mal presentimiento tu historia es lo mismo qie le sucedio a mi mamá, ella tiene 47 años y toda su vida su mamá fue mala con ella y sus hermanos... mi mama siempre platica eso, y la critica, pero esta reviviendo su historia de abuso conmigo... tengo 16 años y desde que tengo memoria me a humillado, es madre soltera y siemore a tenido que trabajar tengo una hermana pero a ella la ama, a mi solo me soporta, e soportado cientos de humillaciones me a arrojado comida al piso porque no le gusta, y siempre que puede me dice que desearia que me casara para que deje de molestarla se burla de que no puedo hscerlo y tengo muchas ganas de uir, pero esa no es la manera, debo soportar esto no por masoquista sino porque quiero superarme quiero no seguir su ejemplo, quiero que eso me impulse a jamas ser como ella... Y que sea hasta aqui donde se repitio la historia de abuso en mi familia... gracias por relatar tu historia

Unas palabras a mi "madre".

"...y entonces comprenderás porque quiero estar lejos de ti..." Cancion cuya letra siempre ha reflejado aquello que, aunque ya se lo he dicho a ella, continua sin admitirlo. Ahora sé que nunca lo hará...ya no me importa. Hice este video para poner imagen a este sentimiento interno, cuando aún no habia podido decirselo en persona, y aproveche para usarlo de deununcia al maltrato infantil y sus consecuencias. Se que es algo triste pero es necesario sacarlo afuera, esta es mi manera de hacerlo. Espero que os guste. NOTA: Pulsa 2 veces sobre el video para ampliarlo, te manadará a Youtube acuerdate de darle a la pausa en el que esta en el blog o los oiras por dos sitios distintos...es obvio pero por si acaso