viernes, 12 de febrero de 2010

Sobre derechos e igualdad: como se pone de manifiesto la estupidez humana

Hablan de derechos de la mujer, de derechos de la infancia; hablan de igualdad. Yo solo veo una guerra de sexos donde prima los intereses de cada bando.

¿Queréis hablar de igualdad? Hablemos.

Se creó un instituto de la mujer, por aquello de la igualdad dicen. ¿Y el instituto del hombre? ¿Porque no hay? ¿es que acaso el hombre no vive situaciones de desigualdad por su condición de hombre?

Este instituto de la mujer tiene una razón de ser bastante justificada: Las mujeres hemos vivido durante toda la historia una desvalorización e imposición de autoridad por parte de los hombres, únicamente por ser mujeres. Hasta ya entrado el siglo XX, no hace ni 100 años casi, se nos privó de acceso a los estudios y acceso a un trabajo ajeno al domestico. Se nos delego al cuidado de los hijos y se llegó al extremo de que la fuerza biológica con la que nacen los hombres se convirtió en una baza para tenernos "domesticadas" si en algún momento manifestábamos rebeldía a sus deseos.
A esto se le ha llamado y se le llama machismo. Las mujeres se levantaron y con un alarde de valentía y enfrentándose a sus "caudillos" alzaron la voz y pudimos acceder a los estudios, al trabajo y a una vida ajena a la domestica. Es esta tarea nos ayudaron algunos hombres que poseedores del verdadero significado de igualdad dieron la cara por nosotras. Se bien de lo que hablo, mi propia madre, la que por un lado destrozó la vida de sus hijos y allegados, esa misma mujer que protagoniza este blog como verdugo, en una juventud anterior a esa violencia fue una de esas mujeres que se enfrentaron a los hombres metiéndose en su terreno de política, estudios y trabajo. algo que siempre he valorado de ella pesé a todo lo demás. Queda claro que era necesario crear organismos públicos que velasen por la igualdad de las mujeres dado esa situación.

Pero, ¿qué pasa con los hombres?
En la sociedad actual estamos generando un grave problema. Por un lado queremos igualdad entre hombres y mujeres pero hipócritamente privamos a los hombres de un derecho que hasta la fecha hemos criticado que nos impusieran. Les privamos del derecho a criar a sus hijos. Me crie escuchando que los hombres no cumplían con las obligaciones como padres, escuche que abandonaban a sus mujeres e hijos, escuche que no eran capaces de criar a un niño porque no mostraban interés.
No lo discuto pero, la sociedad ha cambiado, cada vez son más y más los padres que SI quieren criar a sus hijos, han tomado conciencia. Cuando empezaron a haber divorcios y separaciones forzadas de sus hijos han visto lo que antes no podían por aquello de lo que le inculcaron en generaciones atrás.
Quieren ver crecer a sus niños, darles de comer, bañarlos, jugar, educarlos y ahora...ahora no se lo permitimos.
Por un lado les acusamos en general de que "no saben" y a no ser que ponga mucho interés en el asunto no les dejamos que se hagan cargo de ellos, todavía hoy los madres/padres no enseñan a sus hijos cuando son padres a ser padres: ser padre/madre no se nace, se aprende.
Y cuando la pareja se rompe y hay que separarse de pronto el padre se queda casi sin hijos Automáticamente se da la custodia a la madre porque se “entiende” es la mejor cuidadora. Y si el pobre padre se le ocurre pedir que sea compartida y resulta que con la madre de los niños no acabó del todo bien...el hombre sufrirá un calvario para el resto de la vida únicamente por querer estar con su hijos.
Sé muy bien de lo que hablo, a mi padre (como ya sabéis) se le impidió estar con nosotros, murió muy pronto pero viendo la trayectoria de los acontecimiento se que no hubiera podido estar con nosotros. Mirar a vuestro alrededor y contar cuantos hombres conocéis que no pueden estar con sus hijos en contra suya...yo ya llevo contados unos cuantos.
Por otro lado, al intentar defender a las víctimas de este inexplicable ejerció de violencia física y desvalorización del hombre frente a su mujer. A intentar proteger a todas aquellas mujeres que día tras día sufren un infierno a manos de sus maridos/parejas. A intentar darles la mano a las victimas otras supuestas víctimas han cogido todo ese arsenal de ayuda para acabar literalmente con sus ex. Y nos encontramos con que un porcentaje altito de hombres son encarcelados por delitos que no cometieron o, si tienen suerte, únicamente privados de sus hijos…con suerte.. ¿Esto es justo?

¿Existen las denuncias falsas? SI, rotundamente si y el que exista en el mismo porcentaje que en otros delitos me trae sin cuidado…no se pueden negar. Cuando mi madre denunció en falso a mi hermano y años posteriores salió la Ley Integral de Violencia de Genero donde no es necesario un parte médico…me eché las manos a la cabeza…”Dios Santo la que se va a liar!!” pensé.
Si una madre fue capaz de denunciar en falso a un hijo por motivos que aun en día no son muy claros (castigo tal vez) no quería ni pensar lo que podían hacer todas esas mujeres con ansias de venganza.

¿Qué si fue en falso la denuncia a mi hermano?. Bueno, años después se ingreso en psiquiatría y le dijo a los médicos que estaba muy mal porque su hija (yo) le pegaba en casa…yo SI SE que fue falso, es mas era al contario en ambos casos como ya sabéis. Y gracias a que soy mujer no activaron el protocolo de maltrato y no acabé en el calabozo…Si una madre, con trastorno o no, pudo hacer eso….la mujeres en general no?

¿Estas dos no son situaciones de desigualdad por el único cometido de ser hombres?, ¿no son graves? ¿No merecen un organismo especial que les ayude?

Y ahora los niños, ¿que pasa? Que la mujer esta superprotegida porque está en situación de desigualdad e incapacidad de hacer frente a la violencia del hombre y los niños no? Ya sabéis lo que opino al respecto, está en la entrada: http://diariomaltratoinfantil.blogspot.com/2009/11/y-que-pasa-con-los-ninos.html no pienso repetirme nuevamente puesto que no es discutible.

Acerca del empleo, entiendo que hasta hace 20 años, incluso 10 si me apuráis necesitásemos ayuda para acceder al empleo pero ya no. Soy mujer y me indigna profundamente encontrarme con el “Instituto de empleo y de la mujer” cada vez que voy a hacer algún curso para progresar en mi trabajo…¿que tiene que ver la mujer con el Instituto de empleo?, es de empleo y ya está!.
Y si se quiere hablar de que es necesario para que la mujer termine de integrarse en el mundo laboral os diré “vale, y que pasa con los minusválidos”. Si, ese porcentaje de población que se prejuzga son incapaces de afrontar un puesto por su minusvalía.
Las empresas comenzaron a contratar minusválidos por las miles de subvenciones que les daba el estado, cosa que veo muy muy mal porque al puesto tiene que entrar el que este más capacitado, no porque la ley imponga un cupo mínimo. Así los minusválidos, sin quererlo, estamos robando puestos a otros que estén más capacitados para ese puesto (no confundir nuca minusválido con incapacitado). Soy minusválida, he sufrido el que me vetaran las puertas por prejuicios infundamentados. Me han llegado a contratar únicamente por algo de enchufe y mucho de subvención y veo que hay un “Instituto de empleo y de la mujer”….¿por qué?

Toda esta reflexión podría ampliarla a cualquier campo (inmigración, derecho a una vivienda, educación, etc).

¿Igualdad? Para quien, unos obtienen igualdad a costa de robarles derechos a los otros. Se habla de igualdad cuando se quiere decir privilegios.

Y ahora hablemos un poco de los niños, esos que muchos levantan la mano diciendo “protejamos la infancia” “que ningún niño pase hambre!”. Todos, absolutamente todos los organismos se mueven por intereses, ya sean económicos o personales.

Me estoy hartando de decir que en España he llamado a varias asociaciones de defensa a la infancia y la única que me han recibido (más bien buscado-encontrado) son SOS Papá y Amnistía Infantil, ambas encauzadas en la patria potestad y custodia. Si, las únicas que me escuchan son las que necesitan velar por el bien de sus hijos y quieren evitar que les pase lo mismo a futuros padres. Algo que valoro y forma parte de mi cruzada en memoria de mi padre y desde aquí les mando un abrazo y les doy las gracias por su dedicación.

Pero mi gran preocupación es velar por esos niños que están siendo golpeados brutalmente y desentendidos en casa, esos niños que sus padres pegan e insultan, abusan sexualmente, abandonan sus cuidados de alimentación y educación. Esos niños son los que en un futuro sufrirán grandes secuelas que podrán llevarlos a la muerte, ya sea muerte real o muerte en vida que es casi lo mismo.

A esas asociaciones que pedí colaboración mutua e incluso ayuda por mi situación y no he obtenido respuesta: “tranquilos que os tengo anotados y me ocupare de que se sepa la NO ayuda que dais cuando un niño os pide ayuda que fue lo que hice en repetidas ocasiones”. Y no, no hablo a la ligera, son ya 2 años mandando emails sin contestación y son muchas las asociaciones en hispano América que si me han respondido para poder afirmarlo.

Soy aun bastante jovencita, poco tiempo metida en la realidad de la sociedad y ya me asombra la estupidez humana y su falsedad. Vuelvo a mis inicios de desconfianza y cautela ante todo lo que se publica. Vuelvo a mi desconfianza sobre lo que me cuentan pues nunca sabes que intereses puede haber detrás.

Ya no me fio de las denuncias por violencia de género (puede haber interés de la mujer por dañar), no me fio de las acusaciones de denuncias falsas (pues se pueden estar usando al estar en auge para defenderse de una acusación real), ya no me fio de las denuncias de hijos a padres (por usarse para chantajear), de padres a hijos (por mi experiencia propia), denuncias de abusos sexuales (pueden ser falsas) tampoco del uso del Síndrome de alineación Parental que defiendo real (puesto que se esta empezando a usar para crear incertidumbre ante la denuncia de abusos sexuales a niños cuando hay divorcio por medio). No, ya no podemos confiar en nadie. Nunca, NUNCA tomeis algo como real sin tener datos exactos.

martes, 9 de febrero de 2010

El tirano de la casa

El tirano de la casa
Jose Manuel Aguilar Cuenca. Psicologo Clínico

http://www.diariodesevilla.es/article/opinion/626598/tirano/la/casa.html

En nuestra sociedad se está produciendo una lucha feroz y silenciosa que, cada vez con mayor frecuencia, salta a los medios de comunicación, llenando horas de tertulia de los ciudadanos. Esa lucha la protagonizan dos entidades, lejanas pero participantes en todo, desde consejerías, a subcomisiones, asociaciones de vecinos o nuestras propias familias. Por un lado la realidad, entendida como aquello que designa la naturaleza absoluta del mundo, tal como es. En el otro frente, la representación, que correspondería al resultado por el cual la percepción presenta un objeto a la conciencia.

Esta guerra encarnizada entre lo que es y lo que yo creo o deseo que sea una cuestión se muestra de forma cotidiana, generando víctimas y verdugos en muchas más situaciones de las que uno es capaz de imaginar. Cuando hace un año una madre del pueblo jiennense de Pozo Alcón fue condenada por darle un bofetón a su hijo, la realidad se nos hizo presente, aplastada por la representación que las instituciones -judiciales, políticas, educativas, etc.- hicieron de ella. Muchos fueron los comentarios sobre aquel tema e, igualmente, muchos nos expresamos sobre el hecho.

Ahora, la realidad, tozuda, inmisericorde, que muchos creyeron se había ausentado, tal vez mudada a otro lugar de playas más serenas, ha vuelto. Esa es su naturaleza, hacerse presente, tal vez un siglo después, tal vez sólo un año, como ha sido en este caso. Esa madre, desautorizada ante su hijo, ha reclamado que sea la Administración Pública la que se haga cargo de su educación. La madre ha declarado que el niño utiliza la sentencia para amenazar y chantajear a los padres. Esta madre se ve sobrepasada por una realidad, sintiéndose indefensa ante el comportamiento "delictivo" del menor. Por intentar enfrentar la realidad, sufrió las consecuencias que la representación había dictado para esos casos, es decir, una condena de 45 días de prisión y 12 meses de alejamiento del menor.

En alguna que otra ocasión he comentado que la violencia es la máxima expresión del fracaso de la educación, sea la forma que ésta adopte. Pero también lo es la falta de recursos para afrontar situaciones que requieren de algo más que un título, sea este académico o el que la naturaleza te da por un hecho biológico. Ser madre no implica saber ser madre, del mismo modo que, desde tiempo inmemorial, el hábito no hace al monje. Sin embargo, estoy absolutamente seguro de que ella lo ha intentado. Otro asunto son las trabas que, por aquello de la representación, hoy en día se imponen a tan ardua tarea.

En no pocas ocasiones se confunde castigar con corregir. Corregir es un recurso -uno más- de la educación, y así corregimos nuestra postura y la de los niños a la hora de sentarnos a la mesa, la manera en cómo se dirigen a un anciano o su mala expresión oral. Una vez hecho esto llegamos al espinoso tema de imponer. El ser humano es libre, lo que implica que en ocasiones decida abusar de su derecho, en detrimento del prójimo. En ese caso la corrección debe aumentar un grado, llegando al castigo.

Castigar es imponer -¡palabra maldita para la representación!- una pena a quien ha cometido un delito o falta. Es el final del camino y, por tanto, parte de él. Si como adultos cometemos una falta o transgredimos una norma seremos castigados. Multas, sanciones, presiones sociales y familiares o privación de libertad son algunas de las modalidades de castigo. Los que nos dedicamos a la conducta humana conocemos desde hace décadas su valor. Podemos quitar algo que es agradable o imponer algo desagradable al sujeto pero, sea como sea, el fin último es un aprendizaje.

Es por todos conocido que aquellos sujetos que no se han visto limitados en su conducta, hayan sido corregidos, hayan sido castigados por sus actos, serán adultos fracasados. Del mismo modo, sabemos que existe una edad, un punto de no retorno que, una vez superada, la posibilidad de educar la frustración, el respeto al derecho de los otros o valores como es esfuerzo o la igualdad entre sexos se hace casi imposible.

Y es entonces cuando la representación, investida de no se sabe qué legitimidad, presenta un borrador con un decreto en el que los menores de seis años que se porten mal en los centros educativos de Andalucía no podrán ser castigados por sus profesores, aquellos que son responsables de ellos durante buena parte de su infancia. No es de extrañar que la realidad le vaya entonces y le diga que sea ella la que se encargue del tirano que una vez fue su hijo.

jueves, 4 de febrero de 2010

La madre indultada por el “bofetón” ahora pide ayuda…

Volvemos al caso de la madre de pozoalcon:
http://www.elpais.com/articulo/andalucia/madre/condenada/pegar/hijo/pide/internen/elpepuespand/20100131elpand_3/Tes

La madre condenada por pegar a su hijo pide que lo internen

Los padres del chico de Jaén dicen que no pueden corregir su conducta

David decía el pasado viernes que no había ido al colegio porque le dolía la cabeza, pero no era cierto. Ha sido expulsado 15 días por indisciplina y hacer caso omiso a los profesores. Sus padres conocieron la noticia sin alarmarse en exceso. Es la tercera vez que le ocurre algo parecido en lo que va de curso.

Mucho mayor es el calvario que sufren con él en el ámbito familiar. Desde que la madre fue condenada, y luego indultada, a 67 días de cárcel y un año y 67 días de alejamiento del menor por darle una bofetada para reprenderle porque no hacía los deberes, María del Saliente se ha declarado impotente para corregir a su hijo, al que ve crecido desde la famosa sentencia que hace un año dio la vuelta a España.

"No hace los deberes, no nos hace caso, se va de la casa cuando quiere y, encima, me amenaza con que iré a la cárcel si le vuelvo a pegar", decía, apesadumbrada, esta mujer de Pozo Alcón (Jaén). Ella y su marido admiten que se rinden y han pedido a los servicios sociales de la Junta de Andalucía que se lleve a su hijo de 13 años a un centro de internamiento donde puedan cambiar su conducta.

David siempre ha sido un chico conflictivo, con escaso apego a los estudios y con no pocos problemas para comunicarse con sus padres, ambos sordomudos. Una tarde, María del Saliente perdió los nervios y le dio un cachete a su hijo, con tan mala fortuna que éste se golpeó en el lavabo y sangró por la nariz. Al día siguiente, en el colegio advirtieron las secuelas de la herida y se activó un protocolo que desembocó en la condena a la madre.

Más allá de la pena de prisión (que no cumpliría por carecer de antecedentes), sus paisanos de Pozo Alcón se movilizaron para evitar que la madre se separara de su hijo durante más de un año, una decisión que, al igual que la fiscalía, se consideró a todas luces desproporcionada.

Cuatro meses después el Gobierno central concedió el indulto y madre e hijo aparecieron en todas las cadenas de televisión fundidos en un abrazo. Parecía que se acabaría la pesadilla, pero no fue así. Ahora se ha sabido que el menor, consciente de que su madre no puede tocarle si no quiere acabar en la cárcel (ahora sí tiene antecedentes), se volvió si cabe más rebelde.

"Se ríe de nosotros cuando le regañamos, si no lo dejamos salir empieza a dar golpes a la puerta y alguna vez me ha pegado", describe la madre entre sollozos, y preocupada porque la conducta de David repercuta también en su hijo menor. Así las cosas, María del Saliente y su marido, José Domingo Moreno, pidieron ayuda a los servicios sociales del municipio y esta misma semana han firmado una solicitud en la que encomiendan el futuro de David a la Junta de Andalucía.

"Desde hace tiempo venimos trabajando con esta familia, algo que se reforzó tras la polémica sentencia con un trabajador social y un psicólogo", apunta Felisa Marín, concejala de Asuntos Sociales de Pozo Alcón, que admite que su Ayuntamiento "poco más puede hacer".

La pelota está ahora en el tejado de la Consejería de Igualdad y Bienestar Social, y no parece que la solución esté muy clara. "No hay por qué hacerse cargo de la custodia del menor, hay otras figuras jurídicas para dar respuesta a la angustia de esta familia", señala la consejera Micaela Navarro. Ese resquicio legal puede ser la guarda del chico por parte de la Junta y su internamiento en un centro.

Tanto la Asociación Pro-Derechos del Niño, Prodeni, como el Defensor del Pueblo Andaluz, José Chamizo, creen que la Administración debería haber abordado desde un principio el trastorno de conducta que parece sufrir el menor. "Este caso se planteó mal desde sus comienzos, ya que tanto la Justicia como los Servicios Sociales se quedaron en el suceso de la bofetada, pero se olvidaron del niño". En Jaén, se creó hace años la asociación Ampanitco de padres con hijos tienen este tipo de trastornos, pero el grupo casi se ha extinguido por la falta de ayudas públicas.

Hasta la fiscalía de menores de Jaén ha criticado duramente la pésima atención que reciben estas familias, según el diario Ideal. "Ante la falta de una respuesta concreta, los padres dicen que no van a dejar entrar a su hijo en casa. Cuando esto ocurre no existe más alternativa que el ingreso del menor en un centro de protección, pero nos estamos encontrando con que en la mayoría de los casos dicta resolución por no existir situación de riesgo o desprotección y lo entregan de nuevo a sus progenitores", se expone en un informe de la fiscal Pilar Alcaraz, que demanda la creación de centros y recursos específicos para este tipo de menores que tienen graves problemas de conducta.

---------------------------------- OPINION ------------------------------------

Sigo recordando mi no aprobación y mi indignación porque donde ha habido una agresión física se habla de “bofetada” y os dejo el enlace donde ya trate este caso y puse la publicación del periódico:
http://diariomaltratoinfantil.blogspot.com/2009/07/un-caso-indignante-indultada-una-mujer.html
Lamento mucho esta noticia porque refleja lo que ya sabemos, que al intentar proteger a las víctimas vulnerables, otros se aprovechan para amenazar con denunciar: hijos a padres, mujer a hombre. Y lamento mucho la escasa ayuda ante este problema que muchos padres sufren.

Sigo sin conocer si fue una agresión aislada o no (personalmente lo dudo) pero se le juzgo y acusó por maltrato porque hubo una agresión física con daños y cumplía con todos los requisitos que por cierto nunca publicaron (¿no interesaba conocerlos?). Sí, que el niño es insufrible e intratable pero…¡¡NO SE LE PEGA A NADIE!!

Ahora piden ayuda porque no pueden con el chico…eso es lo que tenían que haber hecho desde el principio!! Pero claro, como ahora no le pueden “dar bofetones” porque los tiene cogió por los huevos “Ay, que no puedo con el niño”.

Mirar, lo siento, pero una cosa es un bofetón (tortazo en la cara o culete) y otra es una agresión (coger del cuello y del tortazo golpearte en el lavabo) y esto es lo que ¡¡NO QUEREIS VER!!

¡¡QUE NO SE AGREDE A NADIE!!

¡¡QUE SI EL CHICO ES INSUFRIBLE HAY QUE PREGUNTARSE PORQUE Y PEDIR AYUDA PARA CAMBIAR SU CONDUCTA!! (como ahora han hecho)

¡¡Y SI VUESTRA NEFASTA EDUCACION –Y LA DE LA SOCIEDAD COMPLETA- DAN COMO RESULTADO A UN NIÑO INSUFRIBLE SE PIDE AYUDA, NO SE DAN “TORTAZOS” PORQUE ESO NO ARREGLA EL PROBLEMA!!

¡¡QUE SI NO SOIS CAPACES DE EDUCAR A UN NIÑO PUES NO TENGAIS HIJOS!!

¡¡A MAS DE UNO LE QUITARIA YO EL CARNET DE PADRE!!
Y quiero matizar como se manipula la información:
Os hago una comparativa de lo que se publicó en el pasado y como se publica ahora:

Antes: “Según las sentencias, estaba acreditado que la madre "cometió un acto de agresión contra su hijo al cogerlo del cuello para levantarlo del suelo y darle un tortazo en la cabeza", y se cumplían "todos los requisitos del maltrato, aun cuando hubiese sido la única agresión cometida", ya que el niño se golpeó la cabeza contra el lavabo y sangró por la nariz.”

Ahora: “Una tarde, María del Saliente perdió los nervios y le dio un cachete a su hijo, con tan mala fortuna que éste se golpeó en el lavabo y sangró por la nariz.”

Por cierto, la frase de “mala fortuna”…que mala suerte si…¿alguna vez os habéis golpeado contra el lavabo cuando os han dado un “cachete”? ¿habéis sangrado por ese golpe? ¿Fue mala suerte?...
Donde ahora hay un “cachete” antes hubo un “agarro del cuello” y “tortazo”

Y esto lo quería dejar para el final: El niño amenaza con denunciar a los padres y asi obtiene lo que desea, algo que ya advertí pasa actualmente. No lo dudo en absoluto, el niño ve que se le protege y demostrando la misma maldad que los maltratadores usa esa "fuerza" para dañar y obtener sus deseos.
En este caso y otros similes la sociedad e Instituciones públicas apoyan a estos padres y creen que existen acusaciones falsas... en la violencia machista no…que cosas…

martes, 2 de febrero de 2010

Cuando estuvimos muertos

Mi colega Joan en esta lucha denunciando los abusos y maltrato en la infancia cuyo blog centra la atención en el abuso sexual ha publicado un testimonio que me ha estremecido. El abuso sexual es el único tipo de maltrato que no sufrí pero el sentimiento de miedo, impotencia y culpabilidad es común en todos los maltratos severos de violencia y abuso sexual. Os dejo el enlace:

http://forogam.blogspot.com/2010/02/testimonio-de-lorena-2-parte.html

Pero lo que me trae aquí hoy es el comentario que ha dejado “Sentimientos” en esa entrada. Ha señalado “estuve buscando entre mis escritos removiendo entre la basura y encontré algo que me ha dejado el estómago revuelto estaba muerta sin darme cuenta”…Cuando decidí escribir este blog contando mi historia, transcribiendo parte de mis diarios y escritos también removí mis cuadernos, libretas y archivos de Word. Para contaros mi historia removí entre la “basura” y encontré mierda, montones de mierda y la mierda acabo salpicándome…

Leí escritos que tenia olvidados, recuerdos, pensamientos y sentimientos que tenia olvidados y sabéis…YO TAMBIEN ESTUVE MUERTA, el comentario de “Sentimientos” y el titulo de la publicación de Joan que encontrareis en su blog ha expresado perfectamente lo que pensé al leer y recordar aquellas cosas.

La mayoría de esta mierda no está aquí publicada, alguna la llegue a publicar pero cuando alguien allegado a mi me encontró bajo este seudónimo (como ya sabéis) tuve que suprimirlos públicamente. Es algo tan duro y doloroso y cuenta tanto sobre ese miedo, terror y perdida de mi misma y mi identidad que padecí en la infancia y años posteriores que el que lo conozca aquellos con los que comparto mi vida desquebrajaría mi alma…Mi alma ya se desquebrajo al volver a leerlos ("¿Como pudo mi propia madre hacerme todo aquello, todo ese daño?, pensé ") y al comenzar a salir para afuera todas mis secuelas una vez salí de la casa de mi madre (como ya os conté en la anterior entrada)…acabo de sanar mis heridas y estoy dando tiempo para asegurar su cicatrización. Algún día compartiré esos escritos y podréis ver las verdaderas secuelas del maltrato infantil, podréis ver como estuvimos muertos…

p.d: y todavía, ya adultos, continuamos con nuestra lucha interna por perdonar o no a estas “personas”…

Unas palabras a mi "madre".

"...y entonces comprenderás porque quiero estar lejos de ti..." Cancion cuya letra siempre ha reflejado aquello que, aunque ya se lo he dicho a ella, continua sin admitirlo. Ahora sé que nunca lo hará...ya no me importa. Hice este video para poner imagen a este sentimiento interno, cuando aún no habia podido decirselo en persona, y aproveche para usarlo de deununcia al maltrato infantil y sus consecuencias. Se que es algo triste pero es necesario sacarlo afuera, esta es mi manera de hacerlo. Espero que os guste. NOTA: Pulsa 2 veces sobre el video para ampliarlo, te manadará a Youtube acuerdate de darle a la pausa en el que esta en el blog o los oiras por dos sitios distintos...es obvio pero por si acaso