jueves, 20 de mayo de 2010

Carta abierta a mi madre

Nota: Como os adelante voy a publicar una serie de cartas abiertas que daran por cerrado mi historia en este blog. Me he demorado un poco más porque queria estar completamente segura de que lo que habia escrito es lo que quiero decir y no es producto de un repentino sentimiento :)

Comienzo una serie de cartas abiertas con ella: mi madre, mi verdugo.

He pasado años y años queriéndote gritar todo lo que me has hecho, las consecuencias de todo aquello que me hiciste pero, ¿sabes?, ya no voy a hacerlo.

Pensé cientos y cientos de veces en mandarte una carta explicándote mis motivos para alejarme de ti...no, ya no voy a hacerlo.

¿Sabes? al salir de tu maltrato me encontré con sentimientos enfrentados. Tras 10 años de intenso esfuerzo conseguí alejarme de ti, ese deseo fue lo que me mantuvo con vida mucho tiempo y en los últimos años llegue a pensar que una vez marchase no volvería a verte puesto que parecía imposible cualquier tipo de relación no dañina contigo, demasiado odio, demasiado rencor, demasiado daño causado, pero, inesperadamente...comenzaste a dar muestras de afecto tras mi partida.

¿Porque ahora? ¿Habías cambiado? estas preguntas mantuvieron un efímero hilo para mantener contacto contigo. Y así lo hice pero ese cambio no era real. Tu conducta hacia nosotros había mejorado superficialmente en muestras de afecto pero seguías haciéndonos daño en la lejanía. Continuaste con llamadas alarmantes e insultantes a ambos. Tal vez cuando vamos a verte intentas ser aquella madre que nunca fuiste pero no en la lejanía. Y tu violencia continúa ahí, solo que la has proyectado contra otras nuevas víctimas. No, no has cambiado y no podrás hacerlo porque tu locura, tu egoísmo, tus abusos de alcohol y pastillas y, sobre todo, tu agresividad verbal y física innata que eres incapaz de controlar no te lo permiten.

¿Sabes? ya me da igual que cambies o no.

Al poco tiempo de salir de tu casa se manifestaron con gran fuerza todas y cada una de las secuelas que se habían forjado tras años de maltrato en mi interior. De pronto me encontré rota. Necesitaba recomponerme y el continuo contacto contigo me lo impedía, decidí poner tierra de por medio para poder hacerlo.

En un largo proceso de introspección conseguí recomponer mi interior quedándose en el aire que pasaría con mi relación contigo: ¿debía perdonarte? ¿debía olvidar lo que me hiciste? O por el contrario debía alejarte de mi vida, olvidar quien eres y que existe…este fue un interminable conflicto interno...

Pero, ha habido algo que me ha hecho ver no solo que este conflicto se ha cerrado sino que llegue al fin de mi sanación. La última vez que te ví fue decisiva, ¿sabes?, no sentí nada negativo hacia ti, ni rencor, ni desprecio.
Como de costumbre sacaste temas que no debías y por primera vez internamente no reaccione de ninguna manera a modo de resentimiento ni odio. Únicamente te mire y sentí pena por ti, por como estabas consumida por cientos de demonios que te sumían en un continuo estado de maldad. Me quede en tu casa contemplándola, contemplando cada escenario de tu locura y maltrato y no sentí nada. Fue como si de pronto fuera capaz de estar en el corazón de la oscuridad que tanto sufrimiento me causó y ya no sintiera sentimiento alguno; fue como si el libro amargo de mi vida se hubiera cerrado, mi amargo pasado se cerró, ¿había conseguido pasar página? ¿Mis heridas se habían curado? ¿Mi sanación había llegado? Siento que si, solo el tiempo lo dirá.

Ahora el único sentimiento que me procesas es lástima, te has quedado sola, totalmente sola. Hace tiempo que no gozas de amigos pues se han cansado de intentar serlo, tus vecinos sienten miedo de ti, tus hermanos ya no solo no te sobre-protegen sino que te han dado de lado; le has hecho daño, mucho daño y has abusado en exceso de su ayuda para tu propio beneficio. Y tus hijos, creo que no hay mayor castigo que el que tus hijos no sientan afecto alguno por ti, eso es algo que tu sola has cultivado.

Se cumple aquello de que “el tiempo pone a cada uno en su lugar” porque ademas tu salud comienza a desquebrajarse tras tanto abuso. Pero, ¿sabes?, no seré yo quien te castigue aun más. Que quede claro: yo no soy como tu, no tengo tu maldad y mientras que estés sola estaré ahí (almenos que puedas pedir ayuda). Algo que nunca he querido, siempre he intentado alejarme de ti, pero la última vez que estuve en tu casa ese conflicto desapareció... ¿te había perdonado? ¿Estaba olvidando lo que me hiciste?...no exactamente y te lo expongo así. Madre, sto es lo único que tengo que decirte:

Me aleje de ti para sanarme, me he sanado, he recuperado toda mi integridad y con ella toda mí fuerza y ahora con toda seguridad te digo que:

- No tengo nada que perdonarte, ya no lo necesito…SOY LIBRE
- No tengo nada que olvidar, ya no lo necesito…SOY LIBRE
- No tengo nada que decirte, ya no lo necesito…SOY LIBRE
- Y sobre todo, ya no tengo que alejarme de ti, ya no lo necesito…SOY LIBRE

Por fin acepto lo que eres y lo que representas para mí.

Mejor aun, por fin estoy en paz con lo que eres y representas. Estoy en paz conmigo misma, contigo y mi pasado.

Espero que nunca más rompas esta PAZ...MADRE

Unas palabras a mi "madre".

"...y entonces comprenderás porque quiero estar lejos de ti..." Cancion cuya letra siempre ha reflejado aquello que, aunque ya se lo he dicho a ella, continua sin admitirlo. Ahora sé que nunca lo hará...ya no me importa. Hice este video para poner imagen a este sentimiento interno, cuando aún no habia podido decirselo en persona, y aproveche para usarlo de deununcia al maltrato infantil y sus consecuencias. Se que es algo triste pero es necesario sacarlo afuera, esta es mi manera de hacerlo. Espero que os guste. NOTA: Pulsa 2 veces sobre el video para ampliarlo, te manadará a Youtube acuerdate de darle a la pausa en el que esta en el blog o los oiras por dos sitios distintos...es obvio pero por si acaso